¿POR QUÉ LO QUE MÁS NOS GUSTA ES LO QUE ENGORDA?

Cuántas veces nos hemos preguntado… ¿por qué lo que más me apetece es lo que no debo comer?

La respuesta es: porque lleva azúcar y el azúcar es adictivo, es un proceso biológico.

Hace ya unos años que la tendencia en el modo de vida es integrar hábitos saludables, empezando por el tipo de alimentación, de ahí qué cada vez nos encontremos con más productos “sin azúcares añadidos”, o en su versión de harinas integrales , poniéndonos más fácil evitar las harina refinadas y los alimentos procesados industrialmente, que son los que más azúcar llevan en su composición. Los productos procesados casi no tienen vitaminas, minerales ni oligoelementos, y en su mayor parte se componen de nutrientes “muertos”.

Controlar el consumo de azúcar es la clave principal para controlar el peso. Pero, ¿sabemos por qué?

Para saberlo debemos conocer el funcionamiento de nuestro organismo y cómo metaboliza los alimentos, así podremos ser nosotros mismos los que controlemos nuestros procesos y nuestra sensación de hambre.

 El nivel de insulina es la razón principal del sobrepeso. Si comemos algo endulzado con azúcar el intestino asimila rápidamente la glucosa que pasa a la sangre y el organismo recibe una potente inyección de energía. Ahí empieza todo: nuestro cuerpo intenta mantener estable el nivel de glucosa, así que el azúcar que le sobra lo almacena en forma de grasa en las zonas del cuerpo en los que es difícil de eliminar, es decir, crea sus depósitos. El páncreas a su vez segrega la correspondiente cantidad de insulina para controlar el  almacenamiento  y envía al cerebro la sensación de saciedad.  Las grandes cantidades de insulina hacen desaparecer la glucosa rápidamente de la sangre, así que los niveles bajan y nos vuelve a dar hambre.

Para tener controlados los picos de insulina y no ser víctimas de ataques compulsivos de hambre, lo recomendable es llevar un plan alimenticio que, en su mayoría, tenga alimentos naturales, azúcares buenos y fibras  que nos suministren  la glucosa de forma lenta y constante. ¡Y lo más importante! No improvisar, hacer una comida cada tres horas y no esperar a tener mucha hambre y comer de capricho.

Es mucho más sencillo de lo que creemos tener controlado nuestro peso.  El estilo de vida se compone de pequeñas acciones que al repetirlas se convierten en hábitos y el cambio será real.

Recuerda que #EresLoQueHaces, así que…  ¡pasemos a la acción!

See you soon

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies